FEEDJIT Live Traffic Map

-SI NO PUEDE ABRIR ESTE BLOG VAYA AL SIGUIENTE LINK: http://rusiaparahispanoparlantes.blogspot.com/

Archivo del blog

martes, 12 de agosto de 2008

Александр Солженицын

Александр Исаевич Солженицын (Aleksandr Isaevich Solzhenitsin) es considerado por algunos como el escritor ruso mas importante del siglo XX y su grandeza la sostienen no solo en su obra literaria per se sino que por haber sido capaz de cambiar la percepcion que tenian de su pais a muchos ciudadanos de la desaparecida Union Sovietica, en especial gracias a sus obras Архипелаг ГУЛАГ (Arxipelag Gulag o Archipielago GULAG), que significo para el autor su exilio y la perdida de la ciudadania sovietica, y Один день Ивана Денисовича (Odin den Ivana Denisovicha, Un dia de Ivan Denisovich) como tambien por su aporte para hacer de Rusia un pais libre y democratico.

Solzhenitsin fue uno de los primeros en alzar la voz contra Stalin en defensa del pueblo lo que lo transformo en una mas de sus victimas.

Laureado con el Premio Nobel de Literatura en 1970 es tambien considerado dentro de la categoria de "disidentes" de la Union Sovietica que en una cifra sobre los 50.000 abandono el pais entre 1970 y 1988. Esta cifra de personas que perdian su ciudadania y eran expulsados del pais se incremento especialmente a contar de 1976 cuando se creo una agrupacion que elaboraba informe sobre violaciones a los derechos humanos en la URSS y los repartia tanto a las autoridades sovieticas como tambien en el exterior.

Los disidentes (Диссиденты)

Estos eran opositores al totalitarismo sovietico por via pacifica e incluso apelando al mismo sistema que surgieron entre fines de los ´50 y mediados de los ´80 en los paises del bloque sovietico. Sus acciones estaban dirigidas a defender los derechos de las personas y su libertad. Los disidentes se levantaron tambien contra la invasion de Checoslovaquia en 1968 y de Afganistan en 1979. Muchos de ellos fueron detenidos, recluidos en instituciones psiquiatricas como enfermos mentales o enviados al exilio, tales como Григоренко, Сахаров, Солженицын, Буковский, , etc. (Grigorenko, Saxarov, Solzhenitsin o Vladimir Bukovskii). Este ultimo fue intercambiado por el lider del PC chileno Luis Corvalan en diciembre de 1976 en un hecho de cobertura mundial porque abrio la posibilidad de dialogar con la URSS y asi de liberar a otros disidentes recluidos.

Cartel de la famosa accion de protesta realizada en la Plaza Roja el mediodia del 25 de agosto de 1968 por parte de 8 personas que portaban diversos carteles criticando la intervencion sovietica en Checoslovaquia. El cartel de la imagen superior reza: "Por mi libertad, por su libertad"

La divulgacion de su pensamiento era variada, tanto por vias oficiales, a traves de envio de cartas a la prensa y al Comite central del PCUS como tambien mediante la divulgacion no autorizada de sus escritos a traves de fotocopias u otras formas afines (el llamado самиздат, Samizdat) o la realizacion, en escasas ocasiones, de alguna accion publica de protesta. Desgraciadamente para ellos, la mayoria de los ciudadanos sovieticos desconocia sus acciones al contrario de Occidente donde sirvieron para poner de relieve las violaciones de los derechos humanos que ocurrian en la URSS.

Debo agregar que la influencia de los disidentes para gatillar el inicio de reformas democraticas en la URSS fue bastante menor.

Solzhenitsin, su biografia

Nacio un 11 de diciembre de 1918 en la ciudad de Кисловодск (Kislavotsk), en el sur de Rusia, cerca del Caucaso, pero en 1924 se mudo junto a su madre a otra ciudad del sur del pais, Ростов-на-Дону (Rastof-na-Danu) donde desarrollo su vida escolar y universitaria. En su juventud mostro una fuerte inclinacion por la literatura, la historia y las ciencias sociales y comenzo a escribir poesias y ensayos, no obstante, ingreso a la Facultad de ciencias fisicas y matematicas en 1936 donde resulto ser un estudiante brillante (un camino bastante similar a nuestro Nicanor Parra, poeta y con estudios de postgrado en Mecanica avanzada y tambien en Cosmologia)

En 1941 ingreso al Ejercito y continuo escribiendo ademas de enviar sus trabajos a escritores de Moscu para su revision.
En tiempos de la Gran guerra patria (Segunda guerra mundial entre 1941-1945) comenzo fuertemente a criticar a Stalin lo que quedo plasmado en su correspondencia con Николай Виткевич (Nikolai Viktievich) donde hablaba del regimen de Stalin como de servidumbre y mencionaba la creacion de una organizacion tras el fin de la guerra que restableciera las normas leninistas. Sus escritos fueron conocidos por los organos de seguridad de la Union Sovietica quienes lo arrestaron en febrero de 1945 y lo condenaron a 8 an-os en un campo de reclusion.
En 1946 fue enviado a un шарашка (sharashka, institucion de investigacion donde trabajaban ingenieros recluidos) que se dedicaba a la elaboracion de motores de aviacion, luego fue enviado a diversas de estas instituciones para volver a un campo de reclusion en Kazaxstan. Todo este tiempo le serviria de inspiracion para escribir an-os mas tarde su obra, que se tradujo al espan-ol como "Un dia en la vida de Ivan Denisovich".
Luego de recuperar su libertad en 1953 trabajo en Kazaxstan como profesor de fisica y matematicas a nivel escolar y a fines de ese an-o le fue hallado un tumor canceroso del cual se recuperaria en los an-os siguientes.

Con la llegada al poder en la URSS de Хрущев (Xrushof) muchos condenados por el regimen de Stalin fueron liberados, entre ellos Solzhenitsin quien pudo finalmente acceder a instancias oficiales para la publicacion de su obra. Fue en esta epoca que su libro "Un dia en la vida de Ivan Denisovich", que recibio el visto bueno del mismisimo Xrushof, se publico y el se hizo conocido no solo en la Union Sovietica, donde fue reconocido oficialmente como escritor de la URSS en 1962, sino que tambien en el extranjero donde incluso se tradujo a distintos idiomas.

Sin embargo, en 1965 la relacion de las autoridades hacia Solzhenitsin comenzo a cambiar luego de que en el allanamiento por la КГБ (KGB) al departamento de uno de sus amigos que conservaba parte de los escritos de Solzhenitsin estos fueran confiscados.
En 1966 comenzo a dar entrevistas a medios internacionales y a difundir en copias clandestinas (samizdati) sus obras В круге первом (En el primer circulo) y Раковый корпус (Cuerpo canceroso). En febrero de 1967 concluyo un trabajo investigativo que se concretaria en el libro Архипелаг ГУЛАГ (Archipielado Gulag), considerada por muchos su obra principal.

A fines de esa decada su obra alcanzo tal resonancia mundial que fue nominado al Nobel en 1969 al tiempo que en la URSS se le excluia de la Union de escritores de la Union Sovietica. En 1970 nuevamente fue postulado al Nobel y esta vez si alcanzo el galardon, lo que llevo a una fuerte campan-a de los medios en su contra en la URSS.
A comienzo de los ´70 se inicio una campan-a internacional a favor de los disidentes, mientras que en 1973 Solzhenitsin envio a las autoridades de la URSS su Письмо вождям Советского Союза (Carta a los lideres dela Union Sovietica) en que expresaba su total rechazo de la ideologia comunista.

En 1974 es exiliado de la URSS y enviado a Alemania Federal. El escritor poco tiempo despues se estableceria en Suecia y luego en Estados Unidos, en la ciudad de Cavendish, Estado de Vermont. En Occidente seria reconocido no solo como un gran escritor sino que como un egregio opositor del regimen sovietico. Su obra, por supuesto, estaba censurada en la URSS algo que cambiaria solo con la llegada de la Перестройка (pieriestroika).

En 1994, finalmente, pudo regresar junto a su familia a vivir a Rusia. Alli su figura fue completamente rehabilitada y recibio la Medalla de Oro de la Academia de ciencias M.V. Lomonosov por su contribucion al desarrollo de la literatura, la historia y la lengua rusa, en 1998 y el Premio estatal de la Federacion Rusa por su aporte a las ciencias humanas en 2006, ademas de otros premios internacionales. Adicionalmente, el mismo escritor establecio un premio literario en Rusia que lleva su nombre.

El 3 de agosto de 2008 Aleksandr Solzhenitsin fallecio en Rusia a sus 90 an-os de una insuficiencia cardiaca. Los actos oficiales realizados con posterioridad a su fallecimiento contaron con la presencia de las mas altas autoridades del pais, ademas el actual Presidente de la Federacion rusa, Дмитрий Медведев (Dmitrii Miedviedief, imagen sup.), establecio una beca que llevara su nombre y se entregara a estudiantes de educacion superior a contar de 2009. Ademas, se encomendo renombrar una calle de Moscu con su nombre como tambien la construccion de memoriales publicos en su ciudad natal y tambien en la ciudad donde desarrollo su educacion escolar y universitaria. El cambio de nombre de una calle, a proposito, no es algo trivial porque requerira cambiar una ley que solo permite modificar el nombre de una calle, de una estacion de metro o de una agrupacion territorial tan solo 10 an-os despues de la muerte de algun personaje publico en Rusia.

Su cuerpo fue sepultado en la necropolis del Monasterio Донской (Danskoi) el pasado 6 de agosto.

Entrevista a Solzhenitsin en la TV espan-ola del 20 de marzo de 1976

"... vuestros círculos progresistas se complacen en llamar al régimen existente «dictadura». Yo, en cambio, llevo diez días viajando por España, desplazándome de riguroso incógnito. Observo cómo vive la gente, lo miro con mis propios ojos asombrados y pregunto: ¿saben ustedes lo que quiere decir esta palabra, conocen ustedes lo que se esconde tras este término?Voy a proponerles algunos ejemplos.Un español cualquiera no está vinculado a un lugar determinado, a una ciudad o a un pueblo donde tiene forzosamente que residir. Puede desplazarse de un lugar a otro según le plazca. Nuestro ciudadano soviético, en cambio, no lo puede hacer: estamos encadenados a nuestro lugar de residencia por la famosa propiska, el visado de la policía. Las autoridades locales deciden si puedo cambiar de residencia o no. Estoy totalmente en sus manos, pueden hacer conmigo lo que quieran.Luego me entero de que los españoles pueden salir libremente de su país. En la Unión Soviética esto no existe. Desde hace poco, bajo la presión de la opinión pública mundial, y especialmente de los Estados Unidos, se está dejando salir a una pequeña parte de los judíos. Pero la otra parte y todos los demás pueblos que habitan la URSS están privados de este derecho. Nos encontramos en nuestro propio país como en una cárcel.Paseo por Madrid, o por otras ciudades españolas, de las cuales he visitado doce, y veo que en los quioscos se venden los principales periódicos europeos. En cambio, si en mi país apareciera un periódico extranjero a la venta, se alargarían diez manos para agarrarlo.Veo, otro ejemplo, que aquí funcionan libremente las fotocopiadoras, cualquiera por cinco pesetas puede sacar libremente una fotocopia. En nuestro país tal cosa no sólo está prohibida, sino que es delito: toda persona que utilice una copiadora para fines particulares y no para el Estado, para la Administración, será condenado por actividades contrarrevolucionarias.En su país, puede que con algunas limitaciones, están autorizadas y tienen lugar algunas huelgas. En nuestro país, en sesenta años jamás fue autorizada una sola huelga. En los primeros años del régimen, los huelguistas cayeron bajo ráfagas de ametralladora, o fueron encarcelados como contrarrevolucionarios, aunque sólo exigían mejoras de carácter económico. Hoy día, ya a nadie se le ocurre, a nadie se le pasa por la cabeza, la idea de organizar una huelga. Más todavía: publiqué un día en la revista Novi Mir una narración, Por el bien de la causa. En ella, un personaje, un estudiante, pronunciaba la frase «Vamos a hacer huelga». Pues bien, antes de que la narración pasara la censura, ya la propia mesa de redacción de la revista eliminó la palabra «huelga». La palabra «huelga» está prohibida en mi país.No, vuestros progresistas pueden usar la palabra que quieran, pero «dictadura» no. ¡Si nosotros tuviéramos las libertades que tienen ustedes, nos quedaríamos boquiabiertos, exclamaríamos que es algo nunca visto!Desde hace sesenta años, no tenemos ninguna libertad.Hace poco en vuestro país se proclamó una amnistía. Algunos dicen que fue una amnistía limitada. Pero sin embargo a los terroristas, que con las armas en la mano luchaban contra el orden establecido, se les rebajó parte de la condena.A nosotros, en cambio, en sesenta años sólo se nos concedió una amnistía, ¡y ésta sí que fue limitada! Nosotros íbamos a la cárcel para morir allí. Muy pocos regresaron para contarlo.Claro, esta experiencia comunista, la hemos padecido en carne propia, y después de estas monstruosas pérdidas, tenemos ya una vacuna contra el comunismo, una vacuna como no la tiene nadie en Europa: actualmente en nuestro país, si alguien en una reunión, en una conversación entre amigos, plantea seriamente el problema del comunismo, nadie querrá escucharlo, lo tornarán por tonto. Espiritualmente nos hemos librado del comunismo, pero antes hemos recorrido la vía del martirio, hemos vivido tiempos terribles.Rusia ha realizado un salto histórico. Rusia, por su experiencia social, se ha colocado muy por delante del mundo entero. No quiero decir con esto que sea un país adelantado: al revés, es un país de esclavos. Pero la experiencia que hemos vivido, las vicisitudes que hemos atravesado, nos colocan en la extraña situación de poder contemplar todo lo que pasa actualmente en Occidente en nuestro propio pasado, y prever el futuro de Occidente en nuestra presente situación actual. Todo cuanto ocurre aquí ya ha ocurrido en Rusia hace tiempo, hace muchos años. Es una perspectiva realmente de ciencia-ficción: estamos viviendo los hechos que están ocurriendo en Occidente hoy, y sin embargo, recordamos que esto mismo ya nos pasó hace muchísimo tiempo a nosotros. En los años sesenta del siglo pasado el Emperador Alejandro II comenzó a llevar a cabo un vasto programa de reformas. Quería reorganizar paulatinamente a Rusia para implantar la libertad y el desarrollo. Pero un puñado de revolucionarios lanzó en 1861 una proclama en la que decían que querían reformas más radicales y más rápidas, que no podían ni querían esperar.Temiendo que el bienestar general pudiera provenir del rey, y no de ellos, proclamaron el terror.En 1861 Alejandro 11 abolió la servidumbre de los campesinos; en 1864 reorganizó completamente la administración de justicia, llevando a cabo la gran reforma judicial. Pues bien, los revolucionarios intensificaron sus actos terroristas. Hubo siete atentados contra el zar, le daban caza como a una fiera. Y al final, en el año 1881, lo mataron.Y después de esto, empezaron a matar primeros ministros, ministros del Interior, gobernadores civiles, gobernantes en general. Así empezó una guerra entre los revolucionarios y los círculos dirigentes del gobierno. Toda la opinión liberal no se oponía a los revolucionarios, antes por el contrario, los alentaba: cualquier asesinato de un estadista, de un ministro, la estusiasmaba, suscitaba su aplauso. A los revolucionarios les ayudaban a esconderse, a escapar, los celebraban como si no fuesen culpables de nada en absoluto.Repito, esto ocurría en nuestro país en el siglo xix, hace cien años, y esto es lo que está ocurriendo en toda Europa, en el mundo entero, hoy. Hemos sido testigos el otoño pasado de cómo la opinión occidental se indignaba mucho más por cinco terroristas españoles que por el aniquilamiento de sesenta millones de víctimas soviéticas. Vemos hoy cómo la opinión progresista exige reformas inmediatas, a toda costa, saluda los actos terroristas y se alegra de ellos.Esto lo tuvimos nosotros hace cien años, y desde vuestro futuro puedo contar cómo acabó la cosa: ambos bandos se endurecieron en sus posturas, los terroristas y los círculos dirigentes cada vez se fueron odiando más, los círculos liberales comenzaron a odiar al gobierno, el cual no podía hacer nada contra ello; las reformas se detuvieron, pues aún lo que el gobierno podía conceder, ya no lo concedía, el odio anidaba en todas las almas, todos querían todo a la vez. Y así tuvimos las revoluciones de 1905 y 1907, y después la de 1917. El resultado fue la aniquilación de ambos bandos: fueron aniquilados todis los círculos dirigentes de Rusia, la nobleza, el empresariado, la intelectualidad liberal. Lo que sobrevivió de la intelectualidad se fue al extranjero, y en el país comenzó lo que describo en el libro Archipiélago Gulag, que costó al país sesenta v seis millones de muertos.Yo lo cuento ahora aquí, pero no sé yo mismo sí en general es posible transmitir la experiencia de hombre a hombre, de país a país. Hace poco todavía pensaba que sí, y así lo dije en mi discurso de Premio Nobel: creía que a través de la literatura de creación sí era posible transmitir experiencia a otras personas. Pero ahora ya lo dudo, y pienso que cada país, cada sociedad, cada hombre, debe repetir todos los errores cometidos por otro país, otra sociedad, otro hombre, y sólo aprenderá cuándo ya sea tarde. Observo ahora vuestra juventud, la he estado observando en toda España, y tengo la impresión de que en mi cabeza, en mis oídos, en mis ojos, se ha mantenido más la imagen de vuestra guerra civil que en esta juventud.Hoy, naturalmente, la idea de vuestros círculos progresistas es obtener cuanta más libertad, colocar cuanto antes a vuestra sociedad al nivel de los demás países occidentales europeos. Pero yo quisiera recordarles que en el mundo de hoy, en nuestro planeta, los países democráticos ocupan una islita, una parte muy reducida. La mayor parte del mundo se encuentra bajo el totalitarismo y la tiranía: toda la Europa oriental, la URSS, toda Asia (ahora ya también la India), ya está cayendo bajo el totalitarismo; Africa, que hace tan poco alcanzó la libertad y que ahora se afana, se apresura, un país tras otro, a entregarse también a la tiranía. Y por esto, aquellos de ustedes que desean cuanto antes una España democrática, ¿tienen la suficiente clarividencia como para prever no sólo el mañana, sino también el pasado mañana? Supongamos que mañana España se vuelva un país tan democrático como el resto de Europa. Pero pasado mañana, ¿conservará las suficientes fuerzas como para defenderse del totalitarismo que amenaza a todo Occidente? El que tenga perspicacia, el que además de la libertad, ame también a España, debe pensar en el pasado mañana. Y vemos que el mundo occidental está debilitado, ha perdido su voluntad de resistencia, cada año entrega sin combate más países al totalitarismo...No hay voluntad de resistencia, no hay responsabilidad en el uso de la libertad. La civilización occidental contemporánea puede definirse no sólo como sociedad democrática, sino también como sociedad de consumo, es decir, como una sociedad en la cual el sentido principal de la vida está en recibir más, en enriquecerse más, y en pensar lo menos posible en defender lo obtenido. Desde luego, ni la estructura social ni el disfrute de bienes materiales son la clave principal de la vida humana, pero el Oriente totalitario contemporáneo y el actual Occidente democrático, al parecer sistemas opuestos, sin embargo están en realidad emparentados, reposan sobre una base común, que es el materialismo.Esta base común viene durando ya trescientos años. El mundo occidental está en crisis, que no consigue superar, pero no es una crisis del siglo xx. La humanidad lleva ya una larga crisis, desde que la gente se apartó de la religión, se apartó de la fe en Dios, dejó de reconocer ningún poder superior a sí misma, adquirió una filosofía pragmática, esto es, hacer sólo lo que resulte útil, beneficioso, guiarse sólo por intereses materiales y no por consideraciones de moralidad superior. Este espíritu se ha ido desarrollando paulatinamente y ha desembocado en una crisis que, insisto, no es política, sino moral. Se manifiesta no en la oposición entre comunismo y capitalismo, sino en algo mucho más profundo: es precisamente esta crisis la que ha traído el comunismo, y en Occidente, la sociedad consumista y pragmática. Es la crisis del materialismo, que ha desechado el concepto de algo superior a nosotros.Pero está claro que cada país ha de aportar algo de su parte para superar esta crisis. Y tal. vez España, con su gran originalidad nacional que ha marcado toda su historia, pueda aportar algo peculiar que permita vencer esta espantosa crisis de la humanidad, que abarca a todos los países de un modo u otro, y a todos nos amenaza con el aniquilamiento".